Los tres bultos

Cuenta una leyenda que en cierta ocasión  en la comunidad de Motozintla de Mendoza, en el estado de Chiapas, llovió sin parar durante tres días y tres noches. Cuando la lluvia paró, dos indios mochós fueron en busca de su ganado que habían dejado pastando al otro lado del río a donde acostumbraban llevarlos. Al llegar al río, se dieron cuenta de que estaba muy crecido. Para poder cruzar al otro margen tuvieron que esperar. Cuando estaban pacientemente sentados esperando que el rió bajara su cauce, vieron tres bultos que arrastraba la corriente. Creyendo que eran canoas trataron de atrapar una que les sirviese para cruzar el río, pero no lo consiguieron, Intentaron con el segundo bulto pero tampoco lo lograron. Con el tercero tuvieron suerte. Al sacer el bulto del agua se dieron cuenta de que no era una canoa, sino la imagen de una persona tallada en madera.

Los tres bultos

Inmediatamente se dirigieron a la localidad donde vivían para que el chamán les dijese de qué se trataba el hallazgo. Éste les dijo que se trataba de la imagen de San Francisco de Asís y que debían llevarla a la iglesia. Los dos indígenas, más el chamán y curiosos que se habían sumado, fueron hasta el templo.

Al siguiente día la imagen había desaparecido para aparecer en el mismo sitio donde la habían encontrado. La volvieron a llevar a la iglesia… y sucedió lo mismo. Al llevarla otra vez al templo, el chamán aconsejó que se le hiciese una fiesta para contentar al santo y que se sintiera venerado y cuidara al pueblo de las tremendas aguas que inundaban la región. Así lo hicieron, y santo remedio, la imagen ya no se fue del altar donde lo habían colocado en la iglesia.

Los indios mochós, acompañados del chamán, fueron a recoger los otros bultos y al destaparlos se dieron cuenta que eran las imágenes de San Martín Caballero y del Señor Santiago. La primera la obsequiaron a la iglesia de Mazapa de Madero; la segunda, se traslado a Amatenango de la Frontera, donde aún puede vérselas.

Sonia Iglesias y Cabrera

163 Responses to "Los tres bultos"

  1. The other day, while I was at work, my cousin stole my apple ipad and tested to see if it can survive a 40 foot drop, just so she can be a youtube sensation. My apple ipad is now broken and she has 83 views. I know this is completely off topic but I had to share it with someone!

    Reply
  2. always a {big|large|huge|massive|major|significant} fan of linking to bloggers that I {love|adore|really like|enjoy|appreciate|like} but {don’t|do not|really don’t} get {a lot|a great deal|a whole lot|a good deal|quite a bit|lots} of link {love…[…]just beneath, are various totally not connected web sites to ours, even so, they’re surely worth going over

    Reply
  3. Thank you for your feedback, Gentle Dove. I agree that it would probably be wise for Christians to adopt a new way of classifying the parts of the Law of God, but this would require us to recognize that even highly respected Reformed documents such as the Westminster Confession and London Baptist Confession are not infallible. I appreciate also your recommendation of Dr. Ken Gentry’s book. I look forward to reading that. Grace and peace!

    Reply
  4. I had been honored to get a call from a friend as he identified the important ideas shared on your own site. Examining your blog write-up is a real wonderful experience. Many thanks for taking into consideration readers at all like me, and I want for you the best of success as being a professional in this arena.

    Reply
  5. I agree with the family. I’m an semi pro cyclist and as a cyclist I don’t need the added hassle of common sense or reason when I ride. It’s tough enough pushing to beat a virtual time set by some random stranger to strike my ego.Seriously family! Suing Strava is an insult to your deceased family member. It’s saying, my son was to stupid to use common sense and ride safe so it must be your reisinsibploty to think for him.This lawsuit is an insult to cyclists everywhere.

    Reply

Deja tu comentario debajo