El puente de piedra

Durante la época de la Colonia, en Aguascalientes vivía un señor llamado don Bonifacio Gorostiza. Este buen hombre tenía una sobrina llamada Emelina, cuyos padres habían muerto a causa de un tornado que había desolado el pueblo donde vivían con su hija. Ante esta tragedia don Bonifacio la recibió en su casa, a la cual llegó la sobrina acompañada de una criada. Emelina tenía quince años y una belleza sobresaliente. Pretendientes no le faltaban.

El puente de piedra

Seis meses después de haber llegado la muchacha a casa de su tío, apareció en la ciudad don Fabricio Hernández, cacique conocido por sus tropelías y su desvergüenza. Ante este hecho, don Bonifacio mandó a unos peones a seguir al tal cacique, a fin de impedir que se encontrase con Emelina, pues era sumamente mujeriego. Sin embargo, no pudo impedir que un Domingo de Ramos, Emelina y Fabricio se encontraran en el parque de la ciudad. En cuanto se vieron, se enamoraron. Dieron comienzo las citas clandestinas de los enamorados que se las arreglaban de mil maneras para poderse ver a escondidas, pues sabían que don Bonifacio nunca aprobaría sus relaciones. Se reunían preferentemente en el puente de piedra, que estaba a la salida de la ciudad.

Pero un fatal día el tío de Emelina los sorprendió y, enfurecido, se le fue a golpes al cacique. Fabricio sacó de su funda un pequeño puñal muy filoso, y le cortó la garganta al pobre del tío. Al sentirse herido, don Bonifacio se aferró al cuerpo del asesino y ambos cayeron al río que estaba abajo del puente. Emelina, desesperada por la muerte de su amado, juró serle fiel para toda la vida. El tiempo pasó, y la joven no pudo soportar más su desgracia y decidió quitarse la vida. Tomó el puñal de su tío, se llegó hasta el puente y, pronunciando el nombre de su amado, se lo clavó en el corazón.

Desde entonces, al anochecer, se escuchan en el puente de piedra los sonidos de la pelea de los dos hombres, el chapuzón de su caída, y los lamentos de Emelina llamando desesperada a su adorado Fabricio que nunca acude al desgarrador llamado.

Sonia Iglesias y Cabrera

Deja tu comentario debajo