Vicenta y Manolo

La Ciudad de Guanajuato, En el Cerro de la Rana, es la capital del estado del mismo nombre. Se encuentra ubicada en el centro norte de la República Mexicana. Se trata de una ciudad muy antigua, cuyos orígenes se remontan a la época prehispánica, donde recibía el nombre chichimeca de Mo-o-ti que significa Lugar de Metales. Los mexicas la denominaron Paxtitlan, Lugar de la Paja. Esta hermosa ciudad colonial cuenta con muchas leyendas que enriquecen su tradición oral.

Una de tales leyendas relata que en la ciudad de Guanajuato vivía una pareja de enamorados que se amaban tanto que decidieron contraer matrimonio. Ella se llamaba Vicenta y él Manolo. La chica vivía con su tía en la Calle de la Paz. Su recámara daba a la calle, y las dos ventanas con que contaba estaban protegidas por una reja de hierro forjado, en donde la pareja de enamorados solía platicar al atardecer.

Un día primero de julio del año de 1888, los novios se encontraban platicando como de costumbre reja de por medio. Se despidieron muy amorosos y fijaron la fecha de la boda. Por la noche empezó a llover terriblemente, y las calles de la ciudad comenzaron a inundarse de manera increíble. Manolo se encontraba en su casa y al ver lo que pasaba trató de ir en busca de su querida Vicenta, pero sus padres no le dejaron salir por ningún motivo dado el gran peligro que implicaba.

La Calle de la Paz en la Ciudad de Guanajuato.

Finalmente, después de mucho forcejear con sus padres, logró salir y se fue en busca de su amada a la Calle de la Paz. Librando los escombros de la casa medio derruida y separando el terrible lodazal que invadía la calle por doquier, encontró los cadáveres de Vicenta y de su anciana tía. Inmediatamente la limpió del lodo como pudo, la abrazó, la besó en los pálidos labios, y la amortajó. Una vez terminada su tarea, Manolo, desesperado y loco de dolor, se suicidó.

A partir de entonces, cuando el día comienza a declinar, algunas personas aseguran que han visto a una bella joven vestida de novia, pasar sin pisar el suelo por la Calle de la Paz y llegar hasta el jardín de San Juan de Dios. Su expresión es de dolor y de asfixia; dolor por haber perdido a su amado, y asfixia por el terrible lodo y la cruel agua que la ahogó.

Sonia Iglesias y Cabrera

Deja tu comentario debajo