La Mujer-Gato

Xochimilco, el Lugar de las Milpas de Flores, se encuentra localizado al sureste de la Ciudad de México. Está formado por catorce pueblos y un lago que alberga las famosas chinampas, especies de balsas cubiertas con tierra que sirven para el cultivo de hortalizas o de flores, que existían ya desde antes de la colonización española.

Xochimilco está pleno de tradiciones y de leyendas de lo más variado y originales. Una de ellas nos relata que a finales del siglo XIX, los habitantes de las chinampas no podían conciliar el sueño debido a que cada noche un gato maullaba y daba de brincos por todos los tejados de las casas de los campesinos que se encontraban en las chinampas.

Las casas de los campesinos insomnes de Xochimilco

Como nadie podía dormir debido al ruidero que ocasionaba el felino, se pusieron de acuerdo los insomnes para cazarlo y así acabar con la terrible molestia. Se organizaron, y a los pocos días le dieron caza. Ya que le habían agarrado, le metieron en un tambo grande a la media noche, cuando todo estaba muy oscuro, y lo taparon perfectamente.

Al día siguiente que fueron a ver el tambo, escucharon que salía una voz que suplicaba: -¡Déjenme salir! ¡Por favor, déjenme ir! Al oír la voz, los campesinos decidieron levantar la tapa para ver lo que sucedía. Al hacerlo, se llevaron una tremenda sorpresa, pues vieron que el gato se convertía en una hermosa y desnuda mujer, que al momento en que levantaron la tapa la mujer-gato desapareció.

Al ver lo sucedido, todas las personas decidieron no decir nada a nadie del prodigio, pues consideraban que no les creerían. Pero no se pudo ocultar por mucho tiempo lo acontecido, pues todos sabemos que las personas son proclives al chismorreo. Y la leyenda de la mujer-gato pasó de generación en generación hasta nuestros días, para regocijo de los cazadores de leyendas.

Sonia Iglesias y Cabrera

 

Deja tu comentario debajo