Mi perro fantasma

Historia Urbana enviada por Alejandra Pacheko

Regresaba de la tienda en la noche. Iba cantando por la calle (porque me encanta cantar) y en eso un perro color café comienza a seguirme. Normalmente no me gustan los perros, prefiero los gatos, pero en esta ocasión y porque estaba lloviendo decidí llevarlo a la casa. Una amiga iba conmigo y lo decidimos llamarlo Chocolate.

El perro era realmente muy bien portado. Sabía sentarse, no ladraba, no mordía y por si fuera poco se sabía el camino a mi casa. No pues, ¡que maravilla! supusimos que era un labrador por el tamaño que tenía (aunque era un labrador pequeño, menos del año le calculamos) y todos en la casa felices.

Esa noche nos quedamos en la casa dos amigas, mi novio y yo. Yo fui la última en subirme a dormir y vi cómo el perro estaba dormido en la sala. A la mañana siguiente se levanta mi novio para irse a trabajar y me levanto con él para sacar al nuevo integrante de la familia a hacer sus necesidades (porque parecía muy educado y supuse que no se haría adentro de la casa) y me sorprendí cuando no lo encontré. Por ningún lado. Ni siquiera un rastro de que hubiera estado ahí: no había huellas, pelos, regalitos. Nada de nada.

Nos pusimos a pensar cómo pudo haber sucedido pero a mi novio parecía no alarmarle que un labrador de mediano tamaño desapareciera de la noche a la mañana y se fue a trabajar como si nada.

Levanté a mis amigas para comentarles del perro y tampoco parecieron reaccionar. Creen que alguien se lo robó. ¿Sinceramente alguien ib a abrir mi casa y llevarse a un perro de la calle? Sobre todo cuando las laptops, el Wii y el Xbox, inclusive dinero había sobre la mesa al lado de la puerta y nada desapareció.

No soy muy dada a creer en cosas pero no encuentro una explicación para mi perro Chocolate. ¿Habrá simplemente desaparecido? ¿Era un perro fantasma?

Deja tu comentario debajo