Matías y Brazo Fuerte

Entre los indígenas zoques que habitan El Jobo, una comunidad cerca de la ciudad de Tuxtla Gutiérrez en Chiapas, de poco más de tres mil habitantes, circula la creencia de que existe en ser sobrenatural llamado Oso Hormiguero, también conocido como Brazo Fuerte. Veamos lo que le pasó a Matías cuando se lo encontró.

 

Cuenta una leyenda que Matías era un joven debilucho y flaco a quien todos los muchachos de su pueblo sometían a duras burlas por su debilidad. El muchacho aguantaba pacientemente las bromas de sus compañeros, aunque en su interiormsufría mucho con ellas. Matías trabajaba en el campo con su padre en las faenas de la milpa. Todos los días salían a trabajar muy de mañana.

Matías y Brazo Fuerte

Un cierto día, el padre cayó enfermo y Matías se fue solo a trabajar. Cuando se encontraba en la milpa oyó los gruñidos de un animal, volteó hacia donde provenían y se dio cuenta de que al borde de la tierra trabajada se encontraba un Oso Hormiguero. En seguida trató de ahuyentarlo con un palo, pero como también llevaba una cuerda, intentó lazarlo, y tan buena fue su suerte que consiguió atraparlo. Al sentirse preso, el Oso inmediatamente cruzó sus brazos sobre el pecho y se afianzó de tal modo a sí mismo que se hizo un verdadero nudo. Como Matías conocía lo que se decía en el pueblo acerca del animal, trato de zafarle las patas al Oso… y lo consiguió. Entonces, vio con gusto y sorpresa que empezaba a volverse muy fuerte, los músculos se le agrandaron y dejó de ser debilucho y flaco: se había convertido en una persona sumamente fuerte, pues la leyenda que circulaba entre las abuelas, decía que aquél que lograra zafarle las manos al Oso Hormiguero, se convertiría en un hombre de mucha fuerza.

Matías regresó al pueblo muy contento de su cambio. Todos admiraron su musculatura, Nadie más se burló de él, pues se dieron cuenta de que había sido capaz de deshacer el nudo ursuloso. Desde entonces Matías vivió feliz y seguro de sí mismo.

Sonia Iglesias y Cabrera

Deja tu comentario debajo